Las Pastillas del Abuelo

Letra de Oscarcito

Letras de Las Pastillas del Abuelo

"Oscarcito"

Hola amigo, qué tal, soy Oscar tengo nueve añitos
 una casa por algún lugar y siete hermanitos.
 
 Le cuento que me gusta jugar pero juego poquito.
 En la calle que hoy es mi hogar comen más los mosquitos.
 
 No se asuste señor, por favor, no se asuste, no muerdo, no ladro...
 aunque a veces mi panza me dice: "Oscarcito tenemos que masticar algo".
 
 Lo que traigo en la mano es pa' usté... me dijeron que éste es un santito.
 Récele, a ver si usté tiene suerte y si no le molesta le pido un pesito.
 
 Ay Oscarcito, cómo brillan tus ojitos Ay Oscarcito, siempre sucias las manitos.
 Dónde hay un cacho de sol para poder calentar
 a tu dulce corazón que no se quiere apagar.
 
 Casi siempre que entro a algún bar los mozos me sacan a patadas,
 pero uno se vuelve más pillo y puede rescatar algún par de tostadas.
 
 Que después, se comparten señor... se comparten con algún amigo.
 Y si no hay ni una miga jalamos para que el estómago
 no haga más ruido.
 
 También tengo un hermano mayor pero a ese mucho no lo veo
 aparece muy de vez en cuando si la policía no lo anda buscando.
 
 De papá ni noticias señor, mamá cuenta que nos parecemos.
 Se fue un día a buscar el futuro que según nos dicen todos merecemos.
 
 Ay Oscarcito, cómo brillan tus ojitos Ay Oscarcito, siempre sucias las manitos.
 Dónde hay un cacho de sol para poder calentar
 a tu dulce corazón que no se quiere apagar.
 
 Esta noche es en Constitución otras tantas aguanto en Retiro
 yo prefiero no tener colchón a que un cura se pase de vivo conmigo.
 
 Y ahora me voy para otro vagón; la otra vez me comí una paliza
 por colgarme con una señora que no tenía plata y me dio su sonrisa...
 
 Ay Oscarcito, cómo brillan tus ojitos Ay Oscarcito, siempre sucias las manitos.
 Dónde hay un cacho de sol para poder calentar
 a tu dulce corazón que no se quiere apagar.
 
 Ay Oscarcito, vení a jugar un poquito Ay Oscarcito, como un duende chiquitito de estación en estación
 vas buscando calentar a tu dulce corazón que no se quiere apagar...