Las Pastillas del Abuelo

Letra de La casada

Letras de Las Pastillas del Abuelo

"La casada"

Ella ganaba bien
 como telefonista.
 Yo laburaba mal
 y ganaba peor.
 Yo tenía el primer papel
 ella era protagonista,
 de la historia más triste
 de todas las de amor
 
 La fiché desde lejos
 moviendo su cintura,
 y al ritmo de su cuerpo
 mi mirada bailó
 Se rompían los espejos
 reflejando su hermosura,
 se rompían los esquemas
 de mi pobre corazón.
 
 "Dichoso si es que existe
 el dueño de esta perla,
 de esta obra de arte
 de esta boca de miel"
 Le dije y ahí nomás
 a pesar que existía,
 ni papel ni biromes:
 derechito al hotel.
 
 Supe que era casada
 con problemas de pareja,
 y que no soportaba
 gente de mal humor
 Supe que enloquecía
 con los besos en la oreja.
 Que en la cama y desnuda
 ¡Baila mucho mejor!
 
 Ella le caía bien
 a todos mis sentidos,
 salvo cuando el marido
 era el tema de hablar
 Cuando su confesión
 lastimó mis oídos,
 me dije no la escuches
 no te ahogués en su mar
 
 Yo abrí de par en par
 las puertas de mi alma,
 y dejé que saliera
 mi secreto peor
 Disimulando lo triste
 y conservando la calma,
 le dije "aunque no creas
 estoy buscando amor"
 
 Nos rendimos los dos
 a fingir como tontos,
 que yo era su marido y...
 que ella era mi mujer
 
 Pero al cabo de un tiempo
 yo no quería ser su esposo, y
 ella quiso volver
 a ser la dama infiel
 ¡Ahora ella está feliz!
 ¡Volvió con el idiota!
 Yo recorro las calles
 buscando otra mujer
 
 Y aprendí que mentirse
 tiene patas muy cortas,
 que siempre la costumbre
 ¡Va a matar al placer!
 ¡Va a matar al placer!