Las Pastillas del Abuelo

Letra de Hasta aca y nos ayuda Dios

Letras de Las Pastillas del Abuelo

"Hasta aca y nos ayuda Dios"

En carnavales de señales no verbales 
fue descubriendo el lenguaje 
del inconsciente en busca de alguien que lo pueda ver 
a través del follaje. 

Interpretó modestos gestos que en sí mismo 
vio y comprendió el mensaje. 
vacuna para incongruentes, se paró y gritó: 
bendito aprendizaje 

Y de pronto sintió que se le inflaba el pecho, 
vertiginosa sensación. 

Entre ilusiones y comparaciones 
enjuició toda una vida entera. 

Y hoy ve como un juicio que antes servía, hoy no sirvió. 
Ayer si, hoy cualquiera. 

Pero ahora ¿cómo se hace, cómo saco esto de acá? 
¿Cómo empiezo de nuevo? ¿Cómo perdono? 
¿Cómo me perdono a mí además? ¿Cómo disfruto el juego? 
Y de pronto sintió un nudo en la garganta 
y sin embargo disfrutó. 

Él le llamó aceptación a ese llanto sin consuelo 
y desde ahí transformó 
la rigidez del miedo cruel y paralizador en impulso motor. 

Fue en busca de su esencia una y mil veces 
y encontró que ésta siempre mutaba, 
de forma espacios, tiempos, 
todo acorde a la emoción del momento en que estaba 
focalizó tanto en ahora que temió perder completa la memoria. 

Fue entonces que se hizo conciencia y creyó comprender: 
mi esencia no es mi historia, no 
Y de pronto sintió muy livianos los hombros 
y rumbo al cielo se cayó. 

Él le llamó plenitud a esa risa en carcajada 
y desde ahí la virtud de vivir libre o nada creció. 
Como un alud eligió ver la luz. 

Él le llamó aceptación a ese llanto sin consuelo 
y desde ahí transformo 
la rigidez del miedo cruel y paralizador en impulso motor. 
Él le llamó plenitud a esa risa en carcajada 
y desde ahí la virtud de vivir libre o nada creció