Ruben Blades

Letra de Carmelo, Partei

Letras de Ruben Blades

"Carmelo, Partei"

Qué viejo se ha puesto el sol! pensaba el viejo DaSilva, 
recostado en su sillón, despierto y soñando a ratos. 
Contemplando los recuerdos entre el humo del tabaco, 
en su humilde habitación de mobiliario barato. 

De Ramiro no sé nada; ni una carta he recibido, 
y aunque sé que es el destino que todos los hijos partan 
no sé cómo olvidan tantos sacrificios compartidos 
y se van buscando caminos cuando el viejo no hace falta. 

No hay cortesía o derecho para aquél que llega a viejo; 
se nos trata desde lejos, con hipócrita respeto. 
No me quieren dar trabajo y no me quiero mendigando. 
Con el Seguro Social, pa' vivir de a vaina alcanzo 
y entre éstas cuatro paredes presiento la muerte llegando.(bis) 

Qué vieja que está la tarde! pensaba el viejo DaSilva, 
mirando las golondrinas desde la banca del parque. 
A veces pa' levantarme necesito que me ayuden, 
y aunque avergonzado estuve, doy las gracias y camino, 
y cuanto perro me encuentro la quiere coger conmigo.(bis) 

Manuela, si tú vivieras, quizás tendría una esperanza 
ay, Manuela, si tú vivieras, quizás tendría una esperanza, 
pero estoy solo mi vieja! y ésta espera cansa, 
es que estoy solo mi vieja y solo esperar cansa. 

Qué vieja que está la noche! pensaba el viejo DaSilva, 
y apretaba el viejo anillo, que Manuela le dejara; 
y apretaba el viejo anillo, que su vieja le dejara. 

Y alli mismo lo encontraron, en aquél sillón sentado, Muerto! 
entre el polvo y los recuerdos, mariposas del pasado. 
Y por mucho que trataron, su mano abrir no pudieron, 
y por mucho que trataron, su mano abrir no pudieron. 

Dios te bendiga Carmelo; a Manuela y a los viejos. (bis).
CONTINUAR