Juan Luis Guerra

Letra de La Bilirrubina

Letras de Juan Luis Guerra

"La Bilirrubina"

Oye, me dio na fiebre el otro día
por causa de tu amor cristiana,
que fui a parar a enfermería
sin yo tener seguro [d]e cama.

Y me inyectaron suero de colores, ¡ey!
y me sacaron la radiografía
y me diagnosticaron mal de amores, ¡uh!
al ver mi corazón como latía.

Oye, y me trastearon hasta el alma
con rayos x y cirugía,
y es que la ciencia no funciona,
solo tus besos vida mía.

Ay, negra, mira, búscate un catéter ¡ey!
e inyéctame tu amor como insulina
y dame vitamina de cariño ¡eh!
que me ha subido la bilirrubina.

¡A-a-a-ay!

Me sube la bilirrubina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
Cuando te miro y no me miras
¡ay!, cuando te miro y no me miras.
Y no lo quita la aspirina,
¡no!, ni suero con penicilina.
Es un amor que contamina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.

Oye, me sube la bilirrubina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
Cuando te miro y no me miras
¡ay!, cuando te miro y no me miras.
Y no lo quita la aspirina,
¡no!, ni suero con penicilina.
Es un amor que contamina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.

¡O-oye!

Oye, me sube la bilirrubina a mí,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
Cuando te miro y no me miras
¡ay!, cuando te miro y no me miras.
Y no lo quita la aspirina,
¡no!, ni suero con penicilina.
Es un amor que contamina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.

Me sube la bilirrubina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
Cuando te miro y no me miras
¡ay!, cuando te miro y no me miras.
Y no lo quita la aspirina,
¡no!, ni suero con penicilina.
Es un amor que contamina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.

¡Ay!, negra, mira, búscate un catéter, ¡ey!,
e inyéctame tu amor como insulina.
Vestido tengo el rostro de amarillo, ¡eh!,
que me ha subido la bilirrubina.

¡A-a-a-ay!

Me sube la bilirrubina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
Cuando te miro y no me miras
¡ay!, cuando te miro y no me miras.
Y no lo quita la aspirina,
¡no!, ni suero con penicilina.
Es un amor que contamina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.

Oye, me sube la bilirrubina a mí,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
Cuando te miro y no me miras
¡ay!, cuando te miro y no me miras.
Y no lo quita la aspirina,
¡no!, ni suero con penicilina.
Es un amor que contamina,
¡ay!, me sube la bilirrubina.
CONTINUAR