Fito Paez

Letra de El Fantasma Caníbal

Letras de Fito Paez

"El Fantasma Caníbal"

El fantasma caníbal y la niña encantada de Ciudad del Cabo
Hicieron buenas migas, 
Bajo el sol agobiante, del sol tropical 
En un cruce de rutas trágico y fantástico, 
Sobre el fin del mundo se juraron hermanos, 
Ante el África inmensa y la nada glacial 
Así el fantasma enano 
Que fue amurallado en vida real, 
Soñó venganza eterna para toda la tierra 
Y hasta no lograrla jamás descansar 

Se cuenta que un día desangró a una niña 
En un matadero cerca del parral 
Desde donde ojeaba como aquella niña 
Besaba a un mancebo de nombre Marcial 
Y así fue su marcha desde ese día 
En Ciudad del Cabo nada volvió a entrar 
Lo enterraron vivo, ladrillo a ladrillo 
La niña encantada dejo de temblar 
Y se fue despacio encantando a todos 
Los ojos abiertos llenos de bondad 

Y él comió cabezas de rana de monos, 
Ojos de jirafa, padres del Brasil 
Almas como ratas, flores y mandriles 
Yeguas con cabezas llenas de Clotil 
Devoró los ríos, todas las quebradas 
Desde Purmamarca hasta Panamá 
Trituró los dientes, las extremidades 
Los páncreas infectos y la soledad 
Por siempre jamás. 
Pasaron los años y el fantasma enano caníbal 
No tuvo ya nada que comer 
Se encontró tan solo y tan desamparado 
Que lloro un minuto, y no por compasión 
Sino porque es para siempre 
Mientras eructaba dulce tiburón 

Durmió nueve siglos 
Y una madrugada despertó exaltado, lleno de emoción 
La niña encantada de Ciudad del Cabo 
Le brindo su leche, le brindo ilusión 
Ella había esperado bajo un mastodonte 
Besar al caníbal y hacerlo feliz 
Caminaron juntos ciudades vacías 
Lejos de la orilla, cercanos al fin 
Entonces fue encantado por esa mirada 
A la que quito vida un día de abril 

Y murió eternamente el fantasma caníbal 
La niña del Cabo tuvo así que atarse 
En una buhardilla de un techo en París 
Cuando el lobo aúlla su furia infinita 
Se huele un aroma perfecto y sutil 
Es ella agita su turbia melena 
Sobre aquella enana venganza de abril.
CONTINUAR