El Cuarteto de Nos

Letra de Roberto

Letras de El Cuarteto de Nos

"Roberto"

Roberto... Roberto... 
Roberto... 

No aconsejes a nadie que no te lo haya pedido, 
ni acorrales a un cobarde, ni aun león herido. 
No creas que lo evidente siempre es la verdad, 
no dinamites un puente que un día debas cruzar. 

Si todo va muy bien, seguro va a pasar algo malo, 
y a veces no se rompe el hilo por lo más delgado. 
Nunca abras el paraguas antes que empiece a llover, 
ni regales un libro a quien no sabe leer. 

No desees que mueran tus enemigos, 
es mejor que estén vivos para verte triunfar. 
La conciencia vale más que mil testigos, 
nunca lastimes a quien después no puedas matar. 

Roberto, a veces lo que dice el alma 
puede estar en lo cierto. 
Roberto, no te quejes de las voces 
que sólo quieren darte un consejo. 
Roberto, el día que no escuches estas voces 
es que vas a estar muerto. 

En este entorno donde todo lo rige el soborno, 
o estás en la cocina, o estás en el horno. 
Nunca toques nada si todo está bien, 
nunca dudes y dejes pasar el tren. 

No festejes que es miércoles si aún es martes, 
y aprende que mercenarios, hay en todas partes. 
Es que a veces nada es lo que parece, 
porque todos presumen de lo que carecen. 

Nunca duermas con quien tenga un puñal tatuado, 
nunca hables de la cuerda en la casa del ahorcado. 
Nunca escupas para arriba ni contra el viento, 
nunca te mojes por alguien que siempre está seco. 

Roberto, a veces lo que dice el alma 
puede estar en lo cierto. 
Roberto, Roberto, no te quejes de las voces 
que sólo quieren darte un consejo. 
Roberto, Roberto, el día que no escuches estas voces 
es que vas a estar muerto. 

No sientas miedo en el desconcierto, 
un mar en calma nunca hizo un marinero experto. 
Y por cierto, es mejor que tus flaquezas asimiles, 
Aquiles, sólo por su talón es Aquiles. 

No te tires a Ombudsman, nunca tires un boomerang, 
no te creas un Doberman que se cree Superman. 
Y no prometas en vano, 
nunca jures nada con un trago en la mano. 

Nunca hagas el bien sin mirar a quién, 
No te aferres a algo que ya no es. 
Nunca sugieras a nadie cómo proceder, 
nunca digas a nadie lo que nunca debe hacer. 

Roberto, a veces lo que dice el alma 
puede estar en lo cierto. 
Roberto, Roberto, no te quejes de las voces 
que sólo quieren darte un consejo. 
Roberto, Roberto, el día que no escuches estas voces... 

Roberto! Roberto! 
Roberto! El día que no escuches estas voces 
es que vas a estar muerto.
CONTINUAR