Panteón Rococó

Letra de La Ciudad De La Esperanza Mal Bicho (En Vivo)

Letras de Panteón Rococó

"La Ciudad De La Esperanza Mal Bicho (En Vivo)"

Es la ciudad de la esperanza. 
Es un perro que nunca me alcanza. 
Que me tira la mordida, 
Mientras corro por mi vida. 

Es la trinchera que me convierte en fiera. 
Cárcel gigante, de millones de habitantes, 
Que no quieren saber nada de nada, 
Con el reloj corriendo por sus venas 
Y la vida que se va con tantas penas. 

Más aprisa el mundo se alista 
Y va en el metro con tanto aprieto. 
Y a las mujeres les meten mano 
Hasta en lugares que pa' que te cuento. 

Y en la calle, el despapaye, 
Trafico intenso, ambiente denso. 
Uno se pasa un alto, 
Otro comete un asalto.

La gente amontonada 
En los servicios y en la embajada. 
Y en las instancias de gobierno 
Todas las colas son un infierno. 

Y no hay nadie que yo vea. (4x) 

Que el descontento social 
Ya no es nada anormal. 
Hasta en un hospital 
Te tratan como un animal. (2x) 

Es la ciudad de la esperanza, 
Donde extorsionan a toda la raza, 
Donde todo el mundo se rasca la panza, 
Donde todo el mundo se pasa de lanza. 

Donde los sueños se han vuelto pasajeros. 
Inocentes, temerosos, en un microbus. 
Y para que se haga justicia 
Tú tienes que caerte siempre con una luz 

Así funciona la cosa. 
Así de loca la cosa. 
Así funciona la cosa. 
Así de loca la cosa. 

Es lo que traigo aquí 
Un sentimiento que me quiere salir. 
Vivo en México, Distrito Federal, 
Donde unos la pasan chido 
Y el grueso la pasan mal. 

Sin embargo, 
Lo que aprendo a diario 
Es a entender, solucionar, 
Sobrevivir y expandirme. 
Para poder comprender! para poder entender 

Es la ciudad de la esperanza, 
Donde el dinero nunca te alcanza, 
Donde la banda se pasa de lanza 
Ahí viene el perro, corre que te alcanza

Es la ciudad de la esperanza, 
Llena de angustia y también de ansia. 
Treinta millones de cabezas 
Buscando la fortuna entre la desventura 
De haber nacido ahí, 
De haber dejado todo allá 
Y venirse para acá. 

Entre el asfalto y el smog. 
Entre el estrés y la extorsión.
CONTINUAR