Ismael Serrano

Letra de Una historia de Alvite

Letras de Ismael Serrano

"Una historia de Alvite"

Cuando su padre acuchilló a su madre, 
estaba tan perdido y tan borracho, 
que intentó enterrarla en la cocina 
y, muchacho, vivían en un cuarto. 

En el Savoy me lo contó el Alvite. 
Eran tiempos en los que Ernie Loquasto 
reinaba como un dandy analfabeto 
entre las putas, el juego y el caballo. 

Ella tenía, ya sabes, lo que tienen 
esas mujeres que en lugar de labios 
te ofrecen la succión de una bañera 
y convierten las camas en un charco. 

Hay gente que nace en sábanas de seda 
y otros, qué quieres, nacen para ser trapos. 

Andaba diferente a todas ellas 
y nunca se sabía si sus pasos 
eran recuerdos de antiguas palizas 
o el culo se lo movía el diablo. 

Ella, muchacho, me confesó una noche 
que su única ambición, a que negarlo, 
fuera que cuando le llegara ese momento 
el ataúd, joder, fuera forrado. 

De los hombres nunca decía nada. 
Los hombres nunca nada le habían dado, 
si quitas mil palizas y algun beso 
con sabor a empastes y a tabaco. 

Hay gente que nace en sábanas de seda 
y otros, qué quieres, nacen para ser trapos. 

Yo ya la conocí cuando no era 
ni sombra de ella misma, y sus abrazos 
olían a cuartucho de pensiones, 
y la muerte le buscaba los atajos. 

El Alvite me dijo que una noche, 
en un callejon tan solitario 
que ni ratas había, te lo juro, 
encontraron su cuerpo destrozado. 

Tenía, dicen, las mismas cuchilladas 
que su padre a su madre le había dado. 

Hay gente que nace en sábanas de seda 
y otros, qué quieres, nacen para ser trapos. 

Ni siquiera logró, maldita sea, 
ese ataúd forradito de raso. 
Su cuerpo se quedó en el Anatómico 
para estudio de la ciencia, muchacho. 

Hay gente que nace en sábanas de seda 
y otros, qué quieres, nacen para ser trapos.
CONTINUAR